Libros nuevos de Roberto López Moreno
Comprar libro en Ala de Avispa Editores

ALBUREMA


(Perfil de una propuesta diccionaria)
Por ROLOMO

Parece que ya antes y de manera inadecuada alguien había utilizado el término Alburema para amparar bajo la égida de tal expresión algunos ingenios del lenguaje, chistes, breves juegos, surgidos de combinaciones fonéticas o alguna que otra astucia por el estilo, pero que en rigor sustantivo, nada tenía -ni tiene que ver- con lo que aquí se plantea en reclamo del uso correcto de esta palabra surgida no de una gracia literaria particular, sí, del ingenio popular derivado de lo que denominamos “albur”, especie de pendencia verbal en ejercicio de oferta dudosa o agresión comunitaria. Entremos en materia empezando por la definición en nuestro abono de lo que es un teorema para luego enterar, en mente y sobre el papel, el diáfono perfil del Alburema: En el estricto ceñidal del término, el teorema es una proposición científica que puede demostrarse, y si nos remitimos al sustrato matemático, estaremos hablando de la expresión de un sistema formal demostrable en el interior de dicho sistema. Por lo tanto y en relación analógica, si dentro de una propuesta literaria alguien plantea la inminencia de posesión de un bien carnal o la consecuente penetración hacia el interior del mismo, la aplicación del teorema dentro de tal contexto verbario nos lleva a consumar en plenitud la enunciación convirtiendo las posibilidades de la metáfora (hablamos ya de la letra activa) en expresiones reales de longitud, peso y grosor. En estas condiciones el teorema empieza a perder su patronimia inicial y se va convirtiendo de acuerdo con las posibilidades del nuevo uso. El expresivo ¡Ah! proveniente de una de las partes (a veces puede ser una convinación -acción de convivencia- bilateral) ratificará en todo caso el hecho consumado, por lo tanto el teorema que ya ha empezado a perder ese carácter nominal, como se asentó anteriormente, queda confirmado en el hecho y dispuesto a la nueva y necesaria nominación. Entonces el fáctico literario, en dialéctico y en mecánico movimiento, entra a describir el fáctico material, en la natural expansión del imaginario colectivo. El ¡Ah! referido (expresión refleja de la materia vulnerada) viene a ser la demostración vocal de la proposición léxica. Al ser aplicado este procedimiento nominatorio al rejuego idiomático de subrayado estrato popular conocido como Albur, surge el Alburema, con base en la certeza de que la propuesta es perfectamente demostrable. Finalmente, una feliz muestra del Alburema es la siguiente:

Sabes mucho de la lengua
y por eso es que citáis,
que el ave que incendia milpas
es pájaro quema maiz


Advertencia:

El Alburema surge absolutamente del ingenio del pueblo, no es producto de ningún poeta en particular; quien aparece aquí como autor de la presente colección, contribuyó con el acopio y con darle el formato estrófico a cada uno de los Alburemas recopilados. Existen cientos de Alburemas, a tal respecto, consultar al autor de esta breve muestra, Rolomo. Gracias.

El Alburema surge absolutamente del ingenio del pueblo, no es producto de ningún poeta en particular; quien aparece aquí como autor de la presente colección, contribuyó con el acopio y con darle el formato estrófico a cada uno de los Alburemas recopilados. Existen cientos de Alburemas, a tal respecto, consultar al autor de esta breve muestra, Rolomo. Gracias.CLICK PARA LEER LOS ALBUREMAS

Subir
Índice Sitio Roberto López Moreno
Continuar en los Alburemas
Síguenos en el Facebook Roberto López Moreno